Museo del Saúz de Cajigal

Guía Turísta
748
0
¡Vive Arandas!

Martínez Valadez (Orozco y Jiménez), Presa de López, Cerro de Mexiquito (Hermosa vista del panorama arandense). Museo del Saúz de Cajigal.El territorio Arandense ha sido relativamente poco estudiado en lo que se refiere a la historia de los primeros habitantes. No obstante, la riqueza arqueológica del municipio es singular, por tratarse de una zona que formó parte fronteriza entre los pueblos agrícolas mesoamericanos y los grupos nómadas de recolectores y cazadores, genéricamente conocidos como chichimecas.

En el primer milenio a. C., ya vivían en tierras de Arandas grupos seminómadas de raza chimalhuacana  u otomíes llamados tecuexes, que hablaban el dialecto coca  de la lengua cascana. Posteriormente arribaron a la región los nahuas. Estos grupos se dedicaban a la caza y hacían grandes travesías desde Arandas hasta el estado de San Luis Potosí. se dedicaban a la caza. En cuanto a su apariencia, era nervosa, fornidos desbarbados; tomaban un vino de mal sabor, color y olor, que hacían con frutas deshechas en agua.

Lo poco que sabemos de estos grupos se debe a objetos encontrados en Cuesta de Edificios, Cerro del Farfán, Cerro del Meco, Cerro del Gusano y Cerro del Picacho.

 

¡Vive Arandas!

Facebook Comments

Comments are closed.